Artículos de interés

Decenas de miles de pacientes viven gracias a las tecnologías utilizadas en el tratamiento de la diálisis

El empleo de nuevas tecnologías introduce tratamientos personalizados de mayor efectividad, minimizan riesgos y aumentan la seguridad del paciente

“Impacto de las tecnologías sanitarias aplicadas a los tratamientos de diálisis en el Sistema Nacional de Salud”Los nuevos avances tecnológicos que se están incorporando en los tratamientos de diálisis en España están haciendo que mejore la calidad de vida y la salud de los pacientes a pasos agigantados. Actualmente hay en nuestro país más de 55.000 pacientes que reciben un tratamiento renal sustitutivo y casi el 50% se mantienen vivos gracias a los tratamientos de la diálisis.

Así se recoge en el informe “Impacto de las Tecnologías Sanitarias aplicadas a los tratamientos de diálisis del Sistema Nacional de Salud” impulsado por la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin) y realizado por la consultora E&Y con la colaboración de la Sociedad Española de Nefrología (S.E.N.), así como la participación de la Federación Nacional de Asociaciones Alcer, la Sociedad Española de Directivos de Salud (SEDISA) y la Sociedad Española de Enfermería Nefrológica (SEDEN). Además, el estudio también ha sido posible por el impulso que han realizado las empresas que conforman el sector de Nefrología de Fenin –Baxter, Fresenius Medical Care, Izasa, Bellco Medtronic y Palex–.

El informe aporta evidencias de cómo la innovación en las diferentes tecnologías de diálisis está posibilitando grandes avances en el tratamiento y atención de los pacientes con ERC. Así, las tecnologías punteras mejoran los resultados en salud y la calidad de vida de los pacientes, minimizan riesgos; aumentan la seguridad y están permitiendo la introducción de tratamientos personalizados, de mayor efectividad.

Mejora de la calidad de vida

De forma concreta, el informe se refiere a avances aplicados al tratamiento de la ERC como la obtención de agua ultrapura de alta calidad para su uso como líquido de diálisis, a través de modernas plantas de tratamiento de agua. También a la utilización de dializadores con membranas sintéticas de última generación, así como al control volumétrico de ultrafiltración en los monitores de hemodiálisis. Toda esta innovación tecnológica de los tratamientos de diálisis –subraya el informe- ha supuesto una mejora significativa del estado diario del paciente, derivada de la reducción de episodios de vómitos, hipotensión y náuseas.

A largo plazo, la incorporación de estas innovaciones se ha asociado a la reducción de importantes complicaciones como la arteriosclerosis, la amiloidosis y otras derivadas de las reacciones inflamatorias. Por otro lado, la evolución de técnicas domiciliarias como la diálisis peritoneal y la hemodiálisis domiciliaria están permitiendo una mejor conciliación del tratamiento con la vida diaria y están reduciendo el riesgo de mortalidad global (se estima que hasta el 13%).

Tratamientos personalizados

Las nuevas tecnologías están haciendo realidad igualmente la introducción de nuevas terapias de diálisis que posibilitan personalizar y optimizar el cuidado del paciente según sus características y necesidades. Un ejemplo es la incorporación del software de gestión del paciente renal, que, unido a los biosensores, ha favorecido la individualización de los tratamientos y la generación de indicadores asistenciales que, además, mejoran la práctica clínica incidiendo en la mejora de la eficacia y sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud.

Asimismo, los avances en tecnologías como monitores y dializadores posibilitan el desarrollo de técnicas novedosas que reducen riesgos y mejoran la efectividad del tratamiento. En esta misma línea, la automatización de procesos como el mantenimiento y limpieza de monitores o la fabricación del líquido de diálisis están permitiendo una reasignación más eficiente de los recursos y una mayor seguridad y efectividad.

Mejora de la sostenibilidad

Las nuevas tecnologías han apoyado el desarrollo de las terapias domiciliarias tanto en hemodiálisis como en diálisis peritoneal. La hemodiálisis domiciliaria frecuente y el desarrollo de nuevas cicladoras para diálisis peritoneal han repercutido no sólo en la mejora de la calidad de vida y supervivencia del paciente, sino también en la reducción del coste total del tratamiento de diálisis, incluyendo los costes derivados del transporte sanitario y de la administración de fármacos, además del propio coste en medicamentos, que se ha visto reducido.

La introducción de los biosensores ha facilitado a los profesionales sanitarios no sólo tener un control exhaustivo del paciente durante la sesión, sino que ha permitido incrementar la eficacia de las sesiones de diálisis y favorecer la reasignación de recursos, ya que reducen en un 43% el número de acciones del personal de enfermería durante la sesión.

El informe también señala que el uso y la incorporación de las nuevas tecnologías deben ir acompañados de la formación adecuada y necesaria para todos los tipos de profesionales, incluyendo especialistas, enfermería y técnicos responsables de mantenimiento de los equipos.

Por último, indica que es necesario que se presten servicios complementarios de atención psicológica y nutricional, así como el apoyo de trabajadores sociales, figura clave en asesoramiento administrativo y laboral. Además de una coordinación y comunicación con nefrología y atención primaria, fundamental para el diagnóstico y seguimiento del paciente.

Twitter   Facebook   Linkedin   ISSUU   Contacto

Acceso Profesionales

Suscribirse a NME

Nuestro Twitter

...