Artículos de interés

Premios New Medical Economics 2018

Ya han sido seleccionados los candidatos a los premios New Medical Economics 2018. Podrá realizar su votación hasta el día 15 de octubre de 2018.

Realizar votación

 

La terapia celular se dirige a la curación de las grandes heridas

La mayor parte de los fracasos de la cirugía en el momento actual se deben a problemas con el programa de cicatrización, por eso, la terapia celular está abriendo un campo en biocirugía. Las células se han convertido en un verdadero instrumento quirúrgico y en un
medicamento vivo que ha superado con éxito un ensayo clínico en fase III

equipo garcía olmo laboratorio

La terapia celular ya ha demostrado su eficacia en la cicatrización de las fístulas. El siguiente paso es trabajar en la curación de las grandes heridas y en la cicatrización en general. "Los cirujanos del siglo XXI hemos superado el dolor, con la anestesia; la infección, con la antisepsia, y la pérdida de sangre, la hemostasia, pero tenemos pendiente la revolución de la cicatrización", explica el Prof. Damián García-Olmo, jefe del Departamento de Cirugía del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz-Grupo Quirónsalud y catedrático de Cirugía de la Universidad Autónoma de Madrid, que modera una sesión sobre Terapia Celular que se celebra en el marco del XXXI Congreso Nacional de la Asociación Española de Cirujanos (AEC), que está teniendo lugar en Madrid.

Lamentablemente la mayor parte de los fracasos de la cirugía en el momento actual se deben a problemas con el programa de cicatrización del ser humano, "porque, tal y como detalla el cirujano, no tenemos control sobre él. Como es un programa celular, estamos viendo que las células nos pueden ayudar a controlarlo y a mejorar los resultados en los pacientes tras las intervenciones quirúrgicas".

Buenos resultados

En este sentido, el grupo del Prof. García-Olmo está trabajando en mejorar los efectos de las células. "Tenemos buenos resultados, pero solo podemos curar a un porcentaje de nuestros pacientes y nos preocupan especialmente los que no podemos curar. Por ello, queremos hacer más potentes nuestras células y los métodos para aplicarlas para intentar mejorar los resultados".

De hecho, la terapia celular está abriendo un campo en biocirugía, rama de la medicina que se podría definir como el uso de estrategias biológicas para mejorar los resultados en los pacientes quirúrgicos. Según el catedrático de Cirugía de la Universidad Autónoma de Madrid, la biocirugía ya ha empezado. "El hecho de tener ya un fármaco basado en células que ha salido del campo de la investigación para convertirse en práctica clínica es un verdadero hito. Los cirujanos españoles estamos orgullosos de que todo este desarrollo haya sido dirigido desde nuestro país contando con la colaboración de un buen número de colegas internacionales".

Medicamento vivo

De hecho, durante esta mesa se hace un recorrido por lo que ha sido el desarrollo del primer fármaco de terapia celular que ha sido íntegramente un desarrollo español. "Es la primera vez que un producto de este tipo, un medicamento vivo ha superado con éxito un ensayo clínico en fase III. Esto es, que ha demostrado su eficacia en un estudio muy exigente. Podemos decir que se han convertido las células en un verdadero instrumento quirúrgico que nos ayuda a curar a nuestros enfermos. En concreto, hemos demostrado que nos puede ayudar a cerrar las fístulas de los pacientes con enfermedad de Crohn que tantos sufrimientos les provocan".

Otro hecho que destaca el investigador ha sido la excelente colaboración que se ha establecido entre los científicos básicos y los clínicos durante los 14 años que ha durado esta aventura. El entorno de la Red de Terapia Celular del Instituto de Salud Carlos III ha sido un foro de relación increíble y entusiástica que ha permitido este caso de éxito en el campo de lo que se ha dado en llamar investigación traslacional.

Twitter   Facebook   Linkedin   ISSUU   Contacto

Acceso Profesionales

Suscribirse a NME

Nuestro Twitter

...