Artículos de interés

Premios New Medical Economics 2018

¡Ya conocemos a los GANADORES de los Premios New Medical Economics 2018!

La comunicación médico-paciente puede reducir el impacto de la esclerosis múltiple

La comunicación médico-paciente puede reducir el impacto de la esclerosis múltiplePara mejorar la relación entre ambos, el médico debe planificar la comunicación, personalizándola en cada caso, escuchar al paciente y usar siempre un lenguaje comprensible en la evaluación de los posibles tratamientos de elección

La comunicación entre médico y paciente es uno de los aspectos en auge en la mejora de la calidad de vida de los pacientes. Y es aún más importante cuando se trata de un paciente con una enfermedad crónica, que afecta a tantos aspectos de su día a día, como se ha concluido en la reunión ‘Claves en la óptima comunicación médico-paciente de EM’, que Merck ha organizado en Madrid con el objetivo de contribuir a la formación en los aspectos claves de la relación entre el médico y el paciente.

“Cuando se habla de una enfermedad crónica como la esclerosis múltiple (EM), la comunicación médico-paciente es capital. Ha de ser intensa, estrecha y decisiva”, explica el Dr. Rafael Arroyo, jefe del Servicio de Neurología del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, que analiza la relación desde ambos puntos de vista: “El paciente busca en su médico un apoyo incondicional, alguien en quien confiar. En una enfermedad crónica hay muchas preguntas, y el paciente quiere que el neurólogo le brinde seguridad con sus respuestas, y no sólo en lo referente a la patología, sino también en cuanto a expectativas sociales, familiares… Por su parte, el médico debe percibir la importancia que tiene resolver también este tipo de cuestiones”.

Por eso el doctor de Quirónsalud Madrid, que ha participado en la reunión junto a Elsa Punset, filósofa experta en aprendizaje emocional, y la doctora María die Trill, psicooncóloga experta en comunicación médico-paciente, cree que la comunicación médico-paciente “puede mejorarse sin duda. Hay que escuchar al paciente, planificar esa comunicación y usar siempre un lenguaje comprensible y adecuado a cada paciente, ya que sus necesidades son diferentes. Hay que individualizar la comunicación”.

Esta comunicación individualizada puede suponer una mejora en la adherencia al tratamiento y en su calidad de vida, ya que “el paciente está más motivado y tiene un mejor conocimiento de su enfermedad y su tratamiento, en lo relativo a la eficacia, los posibles efectos secundarios…”, afirma el Dr. Arroyo.

Pacientes jóvenes

Por otro lado, en los últimos años se han producido grandes avances en el tratamiento de la enfermedad, con la aparición de nuevos tratamientos en una patología que a finales del siglo pasado no tenía tratamiento. “Los pacientes de EM son jóvenes, y suelen estar bien informados, pero necesitan una buena comunicación por parte del médico para poder ver las ventajas e inconvenientes de cada posible tratamiento y decidir, junto al neurólogo, el más adecuado para su caso”.

 

 

Twitter   Facebook   Linkedin   ISSUU   Contacto

Acceso Profesionales

Suscribirse a NME

Nuestro Twitter

...