Artículos de interés

Premios New Medical Economics 2018

¡Ya conocemos a los GANADORES de los Premios New Medical Economics 2018!

La escuela es un factor de riesgo clave para que los niños desarrollen alergias

Las alergias empiezan en la escuela.Un tercio de las reacciones alérgicas en los niños se da por primera vez en la escuela. En verano, muchos alérgicos dejan de tomar sus medicamentos y por ello el regreso al colegio en septiembre puede agravar los síntomas.

Niños y adolescentes son los dos grupos de población con mayor riesgo de desarrollar alergias, dato estrechamente relacionado con el factor de que éstos pasan la mayor parte del día en el colegio o instituto. Por este motivo, la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) reclama mayor formación e información en las escuelas.

Según la doctora Paloma Ibáñez, presidenta del Comité de Alergia Infantil de la SEAIC, “un tercio de las reacciones alérgicas en los niños se da por primera vez en la escuela. Es un entorno donde pasan muchas horas y donde los factores de riesgo se multiplican”. Para contrarrestar los casos de alergia grave que pueden desembocar en anafilaxia, la experta afirma que “con prevención y tratamiento de urgencia se podría evitar llegar a situaciones en las que la vida del niño puede correr peligro”.

La Academia Europea de Alergia e Inmunología Clínica (EAACI, por sus siglas en inglés) ha trabajado en la elaboración de un documento sobre Estándares Mínimos Internacionales para la Alergia Infantil en la Escuela, que tiene como objetivo fijar unas pautas mínimas para la seguridad de cualquier niño que sufra alergia en todo el mundo. El reconocimiento de los casos más graves, en especial de la anafilaxia, es vital: “Cuando se producen los primeros síntomas de reacción alérgica es necesario no demorar inútilmente el tratamiento con los dispositivos de adrenalina autoinyectable, ya que es lo que puede marcar la diferencia entre una reacción controlada o grave”, expone la Dra. Ibáñez.

El falso mito del deporte

Los alergólogos llevan tiempo insistiendo en que el deporte no sólo no es contraproducente, sino que resulta saludable para los niños que padecen asma. La actividad física deportiva mejora el desarrollo del niño y favorece una buena condición física, ayudando a disminuir la intensidad de las crisis asmáticas: “El niño asmático puede hacer cualquier deporte igual que los demás”, aunque siempre con un cierto grado de prevención, ya que, por ejemplo, “los niños que tienen alergia al polen deben evitar hacer deporte al aire libre en época de polinización”, concluye la alergóloga.

 

Twitter   Facebook   Linkedin   ISSUU   Contacto

Acceso Profesionales

Suscribirse a NME

Nuestro Twitter

...