Artículos de interés

Premios New Medical Economics 2018

¡Ya conocemos a los GANADORES de los Premios New Medical Economics 2018!

El running es muy saludable, pero hay que estar lo suficientemente preparado

Es importante dosificarnos a la hora de realizar una carrera.Los beneficios que aporta el running a nivel cardiaco y vascular son innegables, sin embargo, la Fundación Española del Corazón (FEC) alerta de los peligros de esta práctica deportiva en caso de no estar en una forma óptima

Las carreras populares están de moda y la población se preocupa cada vez más por la práctica del deporte. La consecuencia más evidente de este hecho es que la salud sale ganando. Sin embargo, no es lo mismo ponerse las zapatillas de correr para salir a practicar running por el barrio que una carrera de 10 km. Para lo segundo, hemos de tener una preparación óptima para que el esfuerzo no sea contraproducente. Es decir, a las carreras populares se llega mediante la práctica habitual para acostumbrar al corazón.

El auge del running ha puesto en alerta a la Fundación Española del Corazón (FEC) que aconseja una preparación gradual y la realización de pruebas médicas que garanticen un estado de salud adecuado para los ejercicios de alta resistencia. El Dr. Carlos de Teresa, miembro de la FEC y especialista en Medicina del Deporte, explica que, “en el momento en el que alguien empieza a hacer ejercicio y su musculatura tiene mayor necesidad de aporte sanguíneo, el corazón responde con un aumento del gasto cardiaco, es decir, la cantidad de sangre que el corazón es capaz de bombear por minuto”. La disposición de generar más bombeo requiere un proceso de adecuación, por lo que no sería sano que un individuo sedentario que no está acostumbrado a practicar deporte, hiciese una carrera de 10 kilómetros sin un buen entrenamiento previo.

Además, el sistema circulatorio también requiere de un tiempo de adaptación progresiva, para conseguir que a través de la mejora de la elasticidad de las arterias y el aumento del número de capilares en cada músculo, se facilite el aporte de sangre y oxígeno necesarios para los músculos durante el ejercicio. Por este motivo, variables como la presión arterial tienden a reducirse cuando una persona está bien entrenada: “Si la presión normal debe ser inferior a 140/90 mmHg, en las personas que practican deporte encontramos frecuentemente valores cercanos a 120/60 mmHg”, según afirma el Dr. De Teresa.

Por lo tanto, la FEC ha recopilado ciertos puntos básicos para empezar a correr sin riesgos, como entrenar a una intensidad adecuada, la importancia de ingerir una buena alimentación e hidratación antes, durante y después de la carrera, escuchar a nuestro organismo y descansar del ejercicio lo suficiente para obtener un sueño reparador. La FEC también destaca la importancia de realizarse un chequeo médico y tener en cuenta los antecedentes familiares (la principal causa de muerte súbita en los deportistas jóvenes está relacionada con alguna alteración genética, y en los mayores con enfermedad coronaria). Como explica el Dr. Carlos de Teresa, “si se obvian estos consejos, la carrera puede provocarnos efectos perjudiciales como aumento del riesgo cardiovascular, lesiones articulares y musculares o síndrome de sobreentrenamiento, que aparece cuando una persona entrena en exceso y no es capaz de adaptarse al esfuerzo, lo que conlleva riesgos para el sistema cardiovascular, neuro-endocrino e inmunológico.

Twitter   Facebook   Linkedin   ISSUU   Contacto

Acceso Profesionales

Suscribirse a NME

Nuestro Twitter

...