Artículos de interés

Premios New Medical Economics 2018

¡Ya conocemos a los GANADORES de los Premios New Medical Economics 2018!

El WhatsApp provoca una nueva enfermedad: la whatsappitis

Tenosinovitis por utilización excesiva de WhatsAppLa revista científica médica El Lancet utiliza el término “whatsappitis” para referirse a la tenosinovitis, inflamación del tendón y de la membrana sinovial que lo recubre, por utilización excesiva de la aplicación más usada en el mundo para comunicarnos.

Que WhatsApp, algo aparentemente inofensivo y muy útil para establecer comunicación vía móvil, pudiese causar una patología de nuevo orden, es quizá sorprendente. Sí sabíamos que en caso de chatear continuamente, esta aplicación puede disminuir los niveles de concentración y alejarnos de nuestros familiares y amigos en el plano afectivo. Sin embargo, también puede derivar en lesiones de muñeca, dedos o incluso del cuello.

La whatsappitis, como ha calificado la revista médica El Lancet a esta enfermedad, es una patología emergente que se caracteriza por la presentación de tenosinovitis (inflamación del tendón y de la membrana sinovial que lo recubre) por utilización excesiva de WhatsApp. En la mayoría de ocasiones, el paciente no identifica estos daños por el uso del teléfono. Sus síntomas son dolor, hinchazón y entumecimiento, sobre todo en los pulgares. También pueden aparecer molestias en la muñeca y en los otros dedos por el hecho de sujetar el teléfono durante mucho tiempo.

Pero la whatsappitis no afecta solo a las manos. El uso abusivo del móvil genera una postura prolongada de flexión que provoca tensión en los músculos, con aumento del tono e incluso contractura que se transmite desde la región del cuello a la zona dorsal. Si se prolonga la mala posición, también la región lumbar podría verse afectada. Para prevenir la patología, es necesario disminuir la utilización innecesaria del teléfono y descansar el cuello y la espalda.

En caso de que la lesión se agrave y perdure en el tiempo, podría ser necesaria la rehabilitación, que combinaría las medidas analgésicas y antiinflamatorias con terapia física. Según indica la Dra Rosa Mª Llorca, jefa del Servicio de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital Universitario HM Torrelodones, “si el problema y el dolor se mantuvieran e impidieran realizar nuestras actividades diarias cotidianas, como peinarnos o vestirnos, existe la posibilidad de tener que recurrir a la cirugía para liberar el tendón”.

Twitter   Facebook   Linkedin   ISSUU   Contacto

Acceso Profesionales

Suscribirse a NME

Nuestro Twitter

...