Artículos de interés

Premios New Medical Economics 2018

¡Ya conocemos a los GANADORES de los Premios New Medical Economics 2018!

Es hidrocución y no corte de digestión

Con este calor, a todos nos apetece un buen baño en agua fríaCon el verano, llega el famoso mito del “corte de digestión” si acabas de comer y te zambulles inmediatamente en el agua. Pero el problema no es digestivo, sino cardiocirculatorio, y en realidad se conoce como hidrocución.

Es una costumbre en los noticiarios televisivos cuando llega el verano: “Cuidado con realizar comidas copiosas y meterse en el agua justo después, porque nos puede dar un corte de digestión”. Por supuesto, hay que agradecer y seguir recomendando la prevención porque es correcta, lo equívoco es el nombre que se le da a lo que puede suceder en aquellos casos.

La hidrocución, erróneamente llamada “corte de digestión”, consiste en un cuadro sincopal producido por el cambio brusco de temperatura al entrar nuestro organismo en contacto con el agua fría. Los casos, por lo tanto, no se reducen tan solo al hecho de bañarnos en una piscina con el agua muy fría después de comer, ya que la hidrocución también puede producirse a la hora de zambullirnos tras una exposición continuada al sol, tras  hacer ejercicio físico intenso o por la toma de algunos psicofármacos.

El Doctor Luis Moreno Almazán, jefe de Servicio de Aparato Digestivo de los Hospitales Universitarios HM Montepríncipe, HM Torrelodones y HM Puerta del Sur, aclara lo que sucede en el caso de padecer una hidrocución: “El contacto brusco con el agua fría produce una disminución de la frecuencia cardíaca con disminución del flujo de sangre al cerebro que puede llevar a la pérdida de conocimiento e incluso a la parada cardiorrespiratoria”. Los síntomas son cefalea, palidez, náuseas, vómitos, mareo y visión borrosa.

Como mencionábamos antes, lo que sí es correcto es la forma de prevenir, cuando nos avisan de no meternos de golpe en el agua: “La medida más eficaz para prevenir una hidrocución es no zambullirse de golpe, sino entrar poco a poco en el agua mojando los pies, las muñecas y la nuca, así como evitar la exposición prolongada al sol o comer mucho antes de meterse en el agua”, señala el Dr. Moreno Almazán.

¿Y cómo debemos actuar si sucede? Lo primero es salir del agua de manera inmediata, y en casos graves, avisar a los servicios de emergencia. Si el paciente está inconsciente pero respira, hay que acostarle de lado. En caso de parada cardiorrespiratoria, hay que realizar las maniobras de reanimación cardiopulmonar.

Twitter   Facebook   Linkedin   ISSUU   Contacto

Acceso Profesionales

Suscribirse a NME

Nuestro Twitter

...